2013

Nuevo año, más mierda con purpurina. ¿Y no tengo razón cuando digo, más mierda con purpurina? Ósea ¿No va a ser la misma rutina de otros años solo que adornada con buenos propósitos que se quedarán en el camino? Esa es la idea con la que empezado el 2013. No sé cómo veréis el nuevo año, pero lo que es para mí lo veo igual que el anterior, y lo que es tanto a nivel personal como profesional el año anterior fue funesto. Tropezando con las mismas piedras de siempre, mis miedos tomaron las riendas, que si ahora bien en el amor y luego mal, en el trabajo decepciones y frustraciones, la salud no muy bien que digamos pero tiramos. Pensar que esta ola de suerte me bañe otro año más me entra ganas de comprar un billete a la luna e irme. Entre cansado y deprimido ha sido la mayor parte de mi estado de ánimo a lo largo del año y me ha hecho perder las ganas de hablar, moverme, divertirme, leer, ver, dibujar. ¡Dibujar! Levantaos cada mañana y preguntaros ¿Qué sentido tiene hacer dibujos si no gano nada? ¿Qué sentido tiene dibujar?  En los últimos meses esa era mi forma de pensar y eso es la muerte del dibujante. No dar importancia a su trabajo y en ocasiones desprestigiarlo con la ayuda de las ideas y opiniones de quienes han rechazado esos trabajos. Me encontrado en momentos en los que tenía un pequeño encargo, miraba el papel y me decía ¿Para qué si como mucho no voy a conseguir para pipas? Acababa el trabajo pero a marchas forzadas, en el plazo y a gusto del cliente pero sin sentir esa sensación de satisfacción, sin disfrutar con lo que haces ¿No sé si me entendéis?
Llevo tiempo pensando en colgar los lapiceros y asumir la rutina, y así es amigos. Me disponía hoy a recoger todo y decir adiós al ser dibujante, tirar portaminas y rotuladores, regalar papel caballo para tintas y hojas deleter manga, libros de consulta anatómica, todo hacer puñetas. La cosa llega cuando encuentro una foto de un difunto tío mío, y el caso es que no recordaba por qué la tenía si solo nos veíamos en las bodas y ya, en el fondo no lo conocía. Soy una persona que admite estar en la inopia y ser despistado con las personas, pero ¿Por qué tengo su foto? Como una colleja de la mano de Hellboy me llega los recuerdos, concretamente “el recuerdo” El motivo que me impulso a dibujar e intentar dedicarme a esto, el que me daba esos ánimos de ponerme en la mesa y como un poseso machacar lapiceros. Contar la historia del hombre de la foto y yo sería muy larga de contar, la resumiré en que ese señor me dijo hace tiempo que yo valía para dibujar y que no desperdiciara ese talento, que algún día querría verme triunfar y que el primer dibujo en mi triunfo fuera para él. Mi respuesta fue que yo nunca triunfaría, no sé dibujar y que para ello tendría que aprender. Ok, no pasa nada, me dijo en su momento, esperare. Aquel hombre murió de un golpe de calor hace años y hasta que murió no hizo otra cosa que preguntar por mis dibujos y mis progresos esperando ese dibujo.
Mientras escribo esto me vienen más recuerdos  y me replanteo esa renuncia por el simple hecho de que todo salga mal.
¡A la mierda la rutina y la puta madre que los pario! ¿Nuevo año? No me hace falta un nuevo año para marcarme objetivos, no necesito medir mis sueños en medidas de fechas como si fueran con caducidad ¡¿Qué digo de fechas?! De fechas y de gente. ¿Qué mierdas es eso de sentirse mal por lo que dicen o piensan gente que no creen en mi? Como dijo una vez Thomas DeCarlo Callaway ¡Fuck you!
Hay una frase que siempre decía y hacia. No es quiero y puedo, es puedo y lo hago.
¿Con esto que quiero decir? Me he dado cuenta de que el 2012 no me han ido las cosas muy bien y que en vez de centrarme en aquello que lo merece, aquello que, por así decirlo, me da alas me he dedicado a comerme la cabeza y cerrarme las mala ideas en mi mente. Como escribí en el mongolista una vez. En el 100% de tus objetivos veras el fallo que te hizo caer antes que los 99 éxitos.


No os vendáis por opiniones, sucesos y fechas. Si hay que hacer algo hazlo si las cosas salen mal, no problema. Solo las piedras, palos, balas, bombas, ácidos, la radiación, los venenos, las caídas desde muy alto, los objetos puntiagudos, los atropellos, el fuego, resbalones en la ducha, los cortes con objetos provistos de filo y la Santa granada de Antioquía hacen daño.

No hay comentarios: